jueves, 8 de mayo de 2014

Universidad Mayor de San Marcos, de Perú, presenta libro "Comunicación & Sociedad"



La Escuela de Comunicación Social de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, de Perú, acaba de sacar a la luz una nueva publicación denominada “Comunicación & Sociedad”; un libro cuyo contenido está compuesto por compendios de importantes investigaciones sobre Comunicación Social.
La edición de la obra estuvo a cargo del Dr. Carlos Cornejo Quesada, destacado docente  de la universidades peruanas, Mayor de San Marcos y San Martín de Porras, quien manifiesta “…el objetivo de Comunicación & Sociedad, es presentar y exponer las preocupaciones pertinentes de los autores de los textos, ofreciendo, es sus testimonios y reflexiones, temas comunes. En el caso peruano una de las tendencia notables, en esta compilación, es el esclarecimiento del periodismo escrito en el siglo XVIII, XIX y XX...”
Algunos textos que constituyen Comunicación & Sociedad, son inéditos y otros fueron publicados en revistas peruanas y extranjeras. Cada uno con las estrictas visiones personales de sus autores. Aunque las mayor parte de ellas se orientan por un enfoque sociológico, en el universo de la post modernidad, proponiendo tópicos específicos. En efecto, la atención por los medios de comunicación no es reciente. En el ambiente académico universitario del Perú, de las últimas décadas del siglo XX e inicios del XXI se presento con gran interés.
Nuestro reconocimiento a la iniciativa del Dr. Carlos Cornejo Quesada, editor de esta importante obra que estamos seguros servirá para acrecentar conceptos sobre las problemáticas de la comunicación Social, permitiendo realizar propias conclusiones, que a su vez estamos seguros motivarán para el emprendimiento de nuevos temas de investigación.
CONTENIDO DEL LIBRO
Carlos Cornejo Quesada: El Periodismo: de la imprenta al diarismo en el siglo XVII
Roberto Revoredo Castro: Influencia del Periodismo Militar en la independencia del Perú
Ricardo Melgar Bao: José carlos mareategui, labor y La outra modernidad (1928-1929) Modelacion de La identidad socialista.
Juan Gargurevich Regal: Esa Mujer en la Redacción
Pedro Lovatón Sarco: la fuerza de la interacción en el desarrollo de las comunicaciones
Alberto Villagómez Paucar: El centenario de Carl Hovland. El cine como propaganda bélica.
Ernesto Guevara Flores: El cine documental en América latina. Politica, compromiso, memoria histórica.
Marco Antonio Sotelo Melgarejo: Redescubriendo la historieta.
Magdalena García Toledo: La televisión de Ayer y Hoy
Alan Patroni Marinovich: En torno a la teoría de la informaci´[on de Shanonn & Weaver, aproximaciones y distancias con relación a la validación de la información.
Óscar Lecaros Gálvez: Influencia de la sociedad de la información en la formación de la opinión pública en la educación.
Julio Estremadoyro Alegre: Ética en el ciberespacio
 

La cultura Chimú, una de las más grandiosas culturas del Perú, Sudamérica y el mundo.



En la costa norte del Perú se desarrollo la cultura Chimú, una de las más geniales y grandiosas culturas que han florecido en Perú, Sudamérica y el mundo. Tuvo por capital a la célebre ciudad de Chanchán (urbe situada a 5 kilómetros de la actual ciudad de Trujillo).
La cultura Chimú se expandió por el Norte hasta el departamento de Tumbes y por el Sur, hasta el río Rímac (departamento de Lima). Su centro principal, como lo había sido también de sus antecesores Mochicas, estuvo ubicado en los valles de Moche, Chicama y Virú, de la provincia de Trujillo, del actual departamento de La Libertad, como asimismo, en otros valles de los actuales departamentos de Lambayeque y Piura. Esta cultura se desarrolló entre los siglos XIII y XV de nuestra Era.
Antecedentes de la cultura Chimú
En sus comienzos, los Chimús sólo constituían un pequeño señorío o estado regional, como los Incas, del cual iniciaron guerras con afán de conquista contra sus vecinos hasta formar un Imperio. Algunos arqueólogos sostienen que entre sus motivos estuvo el sistema de herencia dinástica Chimú, por el cual los nuevos señores no heredaban nada, ni los palacios, ni las tierras, ni los servidores de su antecesor, sino que debía conseguir todo por su cuenta, lo que obligaba a cada soberano Chimú cuando asumía el mando, a emprender nuevas conquistas que le diesen las riquezas que no había heredado. Según las crónicas recogidas por los españoles, el territorio Chimú había sido gobernado por once soberanos antes de ser conquistado por los Incas en tiempos de Pachacútec. Tomada por las tropas Incas, Chan-Chán fue saqueada y el gran Tesoro fue fundido y sirvió para hacer una estatua de Wiracocha y adornar las paredes del Koricancha. Posteriormente, el Imperio Chimú pasó a ser una provincia del Imperio Inca.
Las leyes o el Derecho Chimú
El Derecho Chimú era tan severo como el Derecho Inca, con penas como al sacrílego que era enterrado vivo, el adúltero desbarrancado, pero sobre todo se tenía el mayor cuidado en castigar los delitos contra la propiedad privada, de este modo la nobleza defendía sus propios intereses. Cuando ocurría un robo, los señores y sacerdotes chimús sostenían que todo el Universo había sido trastornado, los Dioses estaban irritados por este delito contra la propiedad, realizaban diferentes ceremonias religiosas hasta encontrar al ladrón que era castigado con la muerte.
El Estado Chimú tampoco era tolerante con los errores o muestras de incapacidad, por ejemplo al médico que por ignorante o error no curaba un enfermo se le condenaba a morir junto con su paciente.
La justificación última de este orden social reposaba en las creencias religiosas, en este aspecto existía una igualdad de creencia, los príncipes al igual que los campesinos eran creyentes devotos, realizaban todas sus actividades y fenómenos de su vida cotidiana con la creencia que se encontraban bajo el amparo de alguna divinidad. Una huaca (Carquiña) protegía contra diversas enfermedades de la piel. Otra era llamada la Piojosa (Mollep). Tenían conocimientos de astronomía, numerosas estrellas, constelaciones y cuerpos celestes servían de guía a los Chimús en sus diversas prácticas económicas. Es posible (aunque algunos lo niegan) que por encima de todos los dioses menores reconocieran un Ser Supremo Aiapaec y debajo suyo al principio femenino y maternal de la fertilidad representada por SI nombre de la Luna.
Su desarrollo político y social:
La agricultura, base de la economía Chimú, se practicó en gran escala e hizo posible ampliar al máximo la frontera agrícola, mediante una extensa red de canales que se abastecía del agua de los ríos de la costa. Conocieron la totalidad de plantas alimenticias nativas y su dieta se complementó con animales domésticos, especies marinas y de agua dulce, de caza y recolección.
El mar fue una fuente inagotable de recursos que los Chimú supieron aprovechar al máximo. Usaron embarcaciones de totora y madera, provistas de redes, pesos y flotadores, anzuelos y otros aparejos, para la pesca en alta mar y en orilla de playa, donde también recolectaron mariscos y algas marinas.
El imperio Chimú:
"El imperio Chimú fue el estado costeño más poderoso de su tiempo. Controlaba un enorme territorio longitudinal que a lo largo de 1,000 kilómetros comprendía numerosos valles costeños, desde el norte de Tumbes hasta Barranco en el sur. O sea más del 40% de toda la tierra agrícola de la costa peruana. Su población ha sido calculada en 500,000 - 750,000 habitantes, de los cuales quizá el 10% - 15% vivía en centros urbanos.
Organización social.
El reino de Chimú fué un estado clasista, es decir, que estuvo organizado a base de clases, con profundas diferencias entre sus componentes.
La integraban:
- El Emperador denominado Chimú Cápac o Gran Chimú.- Suprema autoridad política, religiosa y militar, y, a su vez, cabeza de la sociedad. Vivía en un lujoso palacio en la ciudad de Chanchán, rodeado de una numerosa corte de nobles y sirvientes.
- Los grandes Curacas.- Salidos de la nobleza, dueños de tierras, como los Señores Feudales de la Edad Media. Integraban esta clase también otros jefes locales, esto es, jefes de pueblos sometidos; gozaban todos ellos de gran consideración del soberano.
- La Alta Clase Media.- Cuyos componentes disfrutaban de grandes privilegios como de una vida llena de comodidades.
- Los Campesinos.- Sobre quienes recaía todo el trabajo de la tierra. Era la clase laboriosa a la que, seguramente, pertenecían también los famosos artesanos chimús, que eran numerosos y muy seleccionados.
- Los Sirvientes.- Eran los últimos componentes de la pirámide social; hallábanse consagrados a las faenas del hogar, al servicio del soberano y a la nobleza como de otros personajes de gran figuración social.
Organización económica.
El Imperio Chimú fue un Imperio inmensamente rico, un estado verdaderamente próspero; poseedor, asimismo, de grandes recursos naturales en cuya área geográfica -su escenario- sobresalen, hoy mismo, las más grandes haciendas azucareras del Perú, las mismas que se hallan entre las principales de América y del Mundo. Habiendo sido la base de tal desarrollo su agricultura floreciente, la explotación de sus grandes recursos marinos, así como la producción voluminosa de sus numerosos centros artesanales; los mismos que dieron origen a una próspera actividad comercial. Además, fueron: el oro y la plata, manifestados en maravillosa orfebrería, que le ha otorgado a Chimú, así como también a los Lambayeque renombre y celebridad en el mundo Contemporáneo.
La agricultura Chimú.
Son dignos de admiración los formidables sistemas de irrigación con que contaron los chimús. Unos, fruto de su esfuerzo y capacidad creadora, otros, herencia de sus antecesores, los excelentes ingenieros mochicas. El considerable avance de su ingeniería hidráulica, manifestado en la construcción de magníficos canales, acueductos, reservorios, bocatomas, etc., muchos de ellos, extensos y sólidamente edificados, contribuyeron al logro de una agricultura floreciente en sus grandes valles ubicados, mayormente, en los departamentos de Lambayeque, La Libertad, Ancash y Lima.
Las artes
Mientras los mochicas fueron excelentes ceramistas, los chimús, en cambio, han logrado celebridad entre los más eminentes orfebres del continente americano precolombino. Igualmente, alcanzaron renombre en Arquitectura, por lo que figuran entre los mejores arquitectos de América Prehispánica.
PRINCIPALES MANIFESTACIONES CULTURALES
Los Chimú destacaron en diversas técnicas, las cuales se pueden apreciar en la actualidad en base a las ruinas que se han encontrado, a las cerámicas, a los tejidos y a otros elementos más; que son propios de esta cultura milenaria.
Lo característico de la arquitectura Chimu son sus frisos, los cuales eran elaborados en base a barro y que servían para decorar las paredes. Estos son figuras en plano relieve que cubren totalmente largas paredes. Uno de los lugares en donde se concentra mayor número de frisos es en la ciudad-capital de Chanchán con patios y pasadizos profusamente decorados con figuras geométricas de peces y aves. Se sabe que los frisos tenían vivos colores, lo que hacían que sus motivos resaltaran aun más.
CHANCHÁN
La maravillosa cuidad de Chanchán, capital del reino Chimú, se ubica frente al mar, muy cerca de la desembocadura del río Moche, ocupando alrededor de 24 km se trata de una de las ciudades más grandes de la América precolombina  y su grandeza asombra a visitantes del mundo entero a pesar de su tremendo deterioro.
El TÚMI
Fue su obra más representativa, el cual representaba al dios Naylamp (divinidad ornitomorfa) a través de la forma de ave. Se trata de un tipo  de cuchillo ceremonial de Illimo. Estaba construido en oro con incrustaciones de soldadita (metal de baja ley) y utiliza como elementos ornamentales: Turquesas y Concha Perlas.
Las técnicas de orfebrería para trabajar el Tumi eran, el tallado, repujado, filigrana y soldadura y que para trabajarlo adecuadamente se utilizo instrumentos como  martillos de madera o de metal.
TEXTILERIA CHIMU
La textileria chimú destaca por la versatilidad de técnicas, por su iconografía y por su belleza estética. El hilado consiste en la práctica manual y elemental de unir un conjunto de hilos pequeños para poder lograr un hilo largo y continuo. Cuando ya se había obtenido los hilos necesarios se empezaba el tejido ósea el entrecruzamiento o combinación de los hilos para hacer las telas.
Los Chimú confeccionaron telas, gasas, brocados, bordados, telas dobles, telas pintadas, etc. Algunas veces los textiles fueron adornados con plumas y placas de oro y plata, los colorantes se obtuvieron de ciertas plantas que contenían tanino, del molle y del nogal; de minerales como la arcilla ferruginosa y el mordiente de aluminio y de animales como la cochinilla. Las prendas se confeccionaron de la lana de cuatro animales; el guanaco, la llama, la alpaca, y la vicuña y de la planta de algodón nativo que crece en forma natural en siete colores diferentes. La vestimenta de los Chimú consistió en taparrabos, camisas sin mangas con o sin flecos, pequeños ponchos, túnicas, etc.
LA NAVEGACIÓN EN LA CIVILIZACIÓN CHIMÚ
Los Chimú fueron grandes y eminentes navegantes e hicieron grandes travesías, cuando los conquistadores españoles incursionaron en el mar frente a nuestras costas se encontraron con expertos navegantes en la zona de Tumbes. Ellos eran herederos de grandes conocimientos adquiridos a través de los siglos o de pueblos anteriores a los incas, los hombres de la cultura Chimú utilizaron esos conocimientos tanto para la pesca como para realizar largos viajes con el fin de intercambiar productos con otras regiones del continente.
las embarcaciones en la civilización Chimú, fueron de dos tipos:
El Caballito de Totora; el cual se utilizaba para la pesca, hecho de atados de junco, que soportaba a una persona sentada o arrodillada. Estos caballitos son comunes aun en la actualidad y se le puede encontrar en las caletas de pescadores de la costa norte.
La Balsa; esta era de una superficie plana formada por varios troncos y sobre lo que se levantaba uno o dos mástiles en lo que se colocaba una enorme pieza de tela. Esta vela, podía ser cuadrada o  triangular, era el principal medio de propulsión de la balsa y algunas veces se complementaba con los remos, la balsa podía ser bastante compleja, incluyendo una cabina donde dormía la tripulación  y se guardaban las mercaderías, como anclas utilizaban piedras. Las balsas de troncos estaban hechas con una tecnología apropiada para nuestro mar, especialmente acondicionado para llegar hasta la orilla de playas poco profundas.
CERÁMICA DE LA CULTURA CHIMÚ
La cerámica chimú, procede de la Mochica, pero es inferior a ésta, tanto en su aspecto estético y la técnica de su elaboración y acabado, como en la calidad de los materiales empleados. Además, notase la ausencia de los finos y expresivos dibujos escenográficos, como, asimismo, las excelentes esculturas de arcilla, que tanto distinguieron a los mochicas.
Esta cerámica se caracteriza, además, por el empleo de un solo color: negro brillante, pero se han encontrado también ejemplares de color gris, a causa, seguramente, de que el artista no aplicó debidamente loa técnica del cocido; excepcionalmente, hay piezas finas, y otras de color marrón, con un acabado poco perfeccionado.
La forma de los ceramios fué, mayormente, globular con gollete o asa puente en forma de estribo que remata en un sólido pico cónico.
LA METALURGIA CHIMÚ
Los artesanos Chimú fueron diestros en la confección de objetos de metal y  trabajaron en talleres divididos en secciones para cada caso del tratamiento especializado de los metales; trabajaron el enchapado, el dorado, el estampado, el vaciado a la cera perdida, el perlado, la filigrana, el repujado sobre moldes de madera, etc. Con todas estas técnicas elaboraron gran cantidad de objetos como vasos, cuchillos, recipientes, figuras de animales sólidas o vacías, brazaletes, alfileres, coronas, etc.
Trabajaron los metales con singular maestría, pero en lo que ha logrado superar a los demás pueblos de América Precolombina, poniendo en manifiesto un arte y una técnica sumamente avanzados, esto es, con altos niveles de perfección.
Su técnica comprendió: el moldeado, la forja, el laminado, el soldado y el dorado. Que se exhiben en museos, tanto estatales como particulares, del Perú y del mundo.
Goza, asimismo, de fama mundial el museo particular del señor Miguel Mujica Gallo, en Lima, y en él la maravillosa colección "ORO DEL PERÚ", formada por bellísimas y deslumbrantes joyas, como: vasos sagrados y máscaras ceremoniales de oro laminado y adornados de turquesas, recipientes de plata martillada y repujada, así como otras figuras diversas también de oro tales como: pectorales, pulseras, diademas, aretes, anillos, guantes, narigueras, collares, adornos y vajilla.
 Gozaba igualmente, de fama universal el famoso Cuchillo de Oro de Illimo (Tumi), maravillosa pieza de oro que representaba al dios Ñaimlap o Naimlap, lamentablemente sustraída (robada) del Museo Nacional de Arqueología y Antropología d Pueblo Libre (Lima), y rescatados sólo partes de él, completamente destrozadas. Un rudo golpe para nuestro patrimonio cultural.
Vaso de oro Chimú
Los artesanos Chimú trabajaron los metales en talleres divididos en secciones para cada caso del tratamiento especializado de los metales; trabajaron el enchapado, el dorado, el estampado, el vaciado a la cera perdida, el perlado, la filigrana, el repujado sobre moldes de madera, etc.
Con todas estas técnicas elaboraron gran cantidad de objetos como vasos, cuchillos, recipientes, figuras de animales sólidas o vacías, brazaletes, alfileres, coronas, etc.
El oro de Chimú.
"Los españoles quedaron asombrados por la cantidad de oro que encontraron en estos reinos. Incluso antes que los españoles, los Incas al conquistar el reino Chimú, saquearon una enorme cantidad de ese metal. Garcilaso de la Vega, el Inca, ha observado que el oro que despojaron a los Chimús se fundía y con él se formaba grandes estatuas, tales como la del Dios creador, Wiracocha, y la de la Mama Ocllo, la legendaria progenitora de la dinastía Inca. También crearon un gigantesco sol y, además, enrollaron una ancha cinta de oro macizo alrededor del Coricancha, su gran Templo del sol".
La  civilización Chimú (1000-1470) fue el mayor imperio que controló la costa norte del Perú antes de los Incas. El imperio Chimú estableció su capital en Chan Chán (cerca a la actual Trujillo). Fue la mayor ciudad en América precolombina y la más grande de adobe en todo el mundo.
 

Las maravillosas islas Galápagos



Oficialmente se llaman Archipiélago de Colón, pero popularmente son conocidas como Islas Galápagos de Ecuador. Se trata de trece grandes islas de origen volcánico, otras seis más pequeñas y más de cien rocas e islotes que se reparten en el Océano pacífico.
Aparte de las trece islas mayores, existe seis islas menores, 42 islotes y muchas rocas, que cubren en total una superficie de 7,850 km². La isla más grande es Isabela, con una superficie de 4,590 km², que también tiene el punto más alto del archipiélago, el Volcán Wolf, con 1,690 metros snm.
El 97% de la superficie total de las islas es parte del Parque Nacional Galápagos, el resto corresponde a las áreas habitadas y de cultivos de las islas Santa Cruz, San Cristóbal, Isabela y Floreana, además de la isla Baltra, ocupada en su totalidad por las Fuerzas Armadas del Ecuador. Las Galápagos son también una provincia del Ecuador, cuya capital es Puerto Baquerizo Moreno, en la isla San Cristóbal. Puerto Ayora, en la Isla Santa Cruz, es la ciudad con mayor movimiento turístico. La población total de las islas, incluida la población flotante, es de 16,109 habitantes.
   
Su mayor atractivo radica en la variedad de especies endémicas que fueron estudiadas por el ilustre Charles Darwin aquí y que lo levaron a formular su mundialmente conocida Teoría de la Evolución.La maravillosa flora y fauna que se observa en las Islas Galápagos es increíble, no por nada sorprendieron al padre de la evolución. Además, estas islas están llenas de vida, historias y hasta misterios, son el destino ideal para unas vacaciones en contacto con la naturaleza.
El archipiélago de Galápagos es uno de los lugares más fascinantes del mundo para realizar buceo de superficie y de profundidad. No existe otro lugar del planeta, donde sea posible nadar con leones marinos, tiburones y observar gigantescas tortugas..  Ha sido declarado una de las siete maravillas subacuáticas del mundo por CEDAM y la revista Rodale's Scuba Diving la ubica como el primer destino de buceo del mundo. Sus aguas ofrecen la oportunidad, para observar su flora y fauna, arrecifes de coral, ballenas, tiburones ballena, tiburones martillo, rayas y manta rayas, tortugas, iguanas, cientos de variedades de peces y muchos otros que harían la lista interminable. Una de las experiencias más divertidas es bucear o nadar junto a los juguetones lobos marinos, los que al parecer se divierten más con nuestra presencia en el agua
Geología
Las Islas se formaron hace unos 4 o 5 millones de años como resultado de erupciones volcánicas, emergiendo de la superficie del océano. En la actualidad las Galápagos son consideradas uno de los grupos volcánicos más activos del mundo. Muchas de las islas son solamente las puntas de algunos volcanes y muestran un avanzado estado de erosión, otros están completamente sumergidos. Erupciones recientes, como la de Marchena en 1991 o Fernandina en 2005, son la evidencia de que las islas siguen en constante proceso de formación. Otras islas como Baltra y North Seymour, tienen evidencia de haber sido formadas por movimientos tectónicos, en que el fondo del océano fue empujado hacia la superficie.
Conservación
Las islas Galápagos conforman el archipiélago más diverso y complejo del mundo, en el que las condiciones permanecen relativamente intactas. Por su distancia con el continente y por el hecho de que nunca estuvo unido a este, la flora y fauna existentes evolucionaron extraordinariamente hasta lo que son ahora y permanecieron inalteradas hasta que el hombre llegó a ellas por primera vez. Las especies de plantas y animales propias de las islas no tuvieron predadores durante miles de años de evolución, razón por la cual los animales no demuestran temor alguno ante la presencia humana y de otros animales. Esto hace de Galápagos un lugar muy especial y fascinante y de tanto interés para la ciencia, el turismo y la fotografía, donde los visitantes pueden tener una experiencia con la naturaleza que no olvidarán en toda su vida.
galapagos
Pero al mismo tiempo esta misma particularidad hace que su equilibrio sea tan delicado y frágil, y por eso en su manejo es primordial el control de la introducción y propagación de especies foráneas, así como un estricto control del turismo y otras actividades humanas, como la pesca. La institución encargada del manejo y protección de las islas y la Reserva Marina es el Parque Nacional Galápagos, con la colaboración de otras entidades, como la Fundación Charles Darwin
La vida salvaje se compone principalmente de aves, mamíferos y reptiles. En las Galápagos no existen anfibios. Su riqueza en vida marina hace de estas islas un sitio incomparable y por eso tiene hoy la fama de ser el más importante destino de buceo del mundo. En la actualidad existen plantas y animales introducidos por los colonos hace algunos años, como cabras, cerdos, burros, perros, gatos y ratas, los cuales, al no encontrar competidores se han expandido convirtiéndose en uno de los principales problemas para la conservación de la fauna de las islas. Lo mismo ocurre en el caso de las plantas, por lo que las instituciones involucradas en la conservación se encargan también del control y erradicación de plantas y animales.
Clima
A pesar de estar en el ecuador, las Islas Galápagos no tienen un clima húmedo y caliente igual al de otras regiones ecuatoriales, por estar en una zona seca del Pacífico, donde las temperaturas se mantienen bajas por influencia de la corriente fría de Humboldt, que viene desde el Antártico. Este fenómeno muy particular de enfriamiento del aire, junto a los vientos Alisios del sureste y en ocasiones la influencia del Niño, producen dos estaciones climáticas a lo largo del año. La estación "lluviosa" desde enero a mayo, se caracteriza por temperaturas cálidas entre 23 y 27 °C y días soleados. El océano es más tibio y menos movido, con mejor visibilidad bajo el agua. Esta estación puede tener períodos de lluvia, que por lo general es escasa, pero pueden haber años con lluvias excesivas, como las provocadas por el fenómeno del Niño.
La estación fría desde junio a diciembre, con temperaturas que descienden a 19 °C o menos, es provocada principalmente por la corriente fría de Humboldt, que llega con fuerza desde la costa norte de Perú. El agua fría hace descender la temperatura del aire, trayendo consigo un mar movido con menos visibilidad bajo el agua y cielos nublados. La estación fría es generalmente seca, aunque en las zonas altas hay presencia de garúa, la cual las mantiene siempre húmedas. Esto da que en las islas grandes, con altitudes mayores a 500m, se encuentren hasta 7 zonas de vegetación, cada una con su propio microclima. Esta corriente trae también mucho plancton, lo cual, junto al agua fría, provocan un aumento notable de vida marina, la cual aumenta la actividad de los animales terrestres, especialmente aves, fomentando de esta manera su reproducción.
Historia Humana
El 10 de marzo de 1535, Fray Tomás de Berlanga, Obispo de Panamá, mientras viajaba con rumbo al Perú se desvió accidentalmente de la ruta establecida y descubrió las islas, donde se detuvieron por agua y alimento. Este es considerado el descubrimiento oficial del archipiélago.
En el año de 1570 aparece Galápagos por primera vez en un mapamundi, con el título de "Insulae de los Galopegos". Hacia los años 1593 - 1710 se vuelve refugio y centro de operaciones y aprovisionamiento de piratas ingleses y americanos, quienes utilizaron las tortugas gigantes como alimento. Por esta época, hacia el año 1684, el pirata William Ambrose Cowley hace el primer mapa de las islas, poniéndoles nombres de la realeza inglesa. Luego llegaron los balleneros y los cazadores de focas americanos e ingleses y las usaron como base de aprovisionamiento de alimentos, poniendo en peligro las poblaciones de tortugas gigantes, al capturarlas por cientos de miles y diezmando también las poblaciones de focas y lobos marinos.
 El 12 de febrero de 1832 el Coronel Ignacio Hernández tomó posesión oficial de las islas en Floreana y las reclamó a nombre del Ecuador, llamándolas "Archipiélago del Ecuador" y dándoles nombres españoles. Tres años después llega el científico Charles Darwin a bordo del H.M.S. Beagle, que permaneció en el archipiélago por cinco semanas, desde el 15 de septiembre al 20 de octubre de 1835. Durante este período el joven científico visitó las islas de San Cristóbal, Santiago, Floreana e Isabela. Sus observaciones y anotaciones sobre la fauna y la flora de las islas le ayudaron a formular su teoría sobre la evolución de las especies y en 1859 publica su famoso libro On the Origin of Species by Means of Natural Selection.
En 1892 se le da a Galápagos el nombre oficial de "Archipiélago de Colón" y se da a las islas nombres relacionados con el descubrimiento de América, razón por la cual algunas islas han llegado a tener hasta cinco nombres distintos. Durante la segunda guerra mundial las fuerzas americanas ocuparon el archipiélago y construyeron una base aérea y naval en Baltra, donde permanecieron hasta 1948. El 4 de julio de 1959, el Gobierno declara Parque Nacional a todas las áreas de Galápagos que no están colonizadas, estableciéndose sus límites. El 23 de julio del mismo año se crea la fundación Charles Darwin y se inaugura la estación científica del mismo nombre en el año de 1964. En el año de 1978 la UNESCO declara a Galápagos "Patrimonio Natural de la Humanidad".
Steppes, Galapagos islands
Durante los 60's se inicia el turismo en mayor escala, y con él, el incremento de la población en las islas. Hasta el año 1998, este incremento se estimaba en un 8% anual, lo que ocasionaba fuertes presiones sobre los recursos naturales, aumentaba el peligro de introducción de especies no nativas y creaba problemas por la demanda de suelos, servicios básicos y requerimientos alimenticios. Actualmente, con la creación de la "Ley de Régimen Especial para la Conservación y Desarrollo Sustentable de la Provincia de Galápagos" y posteriormente, la firma del reglamento general de aplicación a la misma ley, se espera poner fin a la mayoría de amenazas que enfrentaba el parque.
Reserva Marina
Los ecosistemas terrestres de las islas no pueden sobrevivir sin una protección paralela del ambiente marino adyacente, por este motivo el 18 de Marzo de 1999 se hace efectiva la Reserva Marina de Galápagos, cuyos límites son de 40 millas tomadas desde la línea base de las islas exteriores del Archipiélago, formando con esto la segunda mayor reserva marina del mundo.
Esta área presenta características biológicas extraordinarias, debido principalmente a corrientes oceánicas provenientes de regiones tropicales y subtropicales que convergen en las islas, trayendo animales de todo el Pacífico y parte del Indo-Pacífico, creando una gran biodiversidad y produciendo a la vez una cortina de aislamiento genético. Las temperaturas de estas corrientes también contribuyen con la variedad de ecosistemas marinos. Es por esto que aquí hay un 23% de endemismo y también es el único refugio para especies amenazadas de reptiles y mamíferos marinos, como las tortugas y ballenas, que encuentran en el archipiélago su principal sitio de reproducción.

Adela Zamudio, poetisa boliviana. Una de las grandes escritoras de América



Nacida en Cochabamba, Bolivia; Adela Zamudio fue una poetisa y novelista, cuya notable figura representó en su país la transición del romanticismo al modernismo. Y el impulso del feminismo en Bolívia
Su nombre completo era, Paz Juana Plácida Adela Rafaela Zamudio Ribero, sus padres eran propietarios de minas en Corocoro, La Paz, pero ellos estaban de vacaciones en Cochabamba cuando Adela vino al mundo. Vivió en Corocoro hasta sus 6 años, luego su familia se trasladó por asuntos de negocios a la finca de Corani, en Cochabamba.
Adela fue autodidacta. Intelectualmente fue fecunda y precoz, su primer poema lo escribió a los 13 años, el mismo que fue titulado “La canción de soledad”. A los 15 años ya había publicado su primer poema “Dos Rosas”. Para entonces ya firmaba con el pseudónimo de “Soledad”, nombre que delata su melancolía y su instintivo retraimiento ante una sociedad que no supo valorar sus dones.
Pero una flor tan fecunda como era el alma creadora de Adela, luchó por no marchitarse en el asfixiante ambiente casi medieval del pueblo en el que vivía, un poblado dominado por los prejuicios y la moral religiosa en el que la mujer sólo podía aspirar a estudiar hasta tercer curso. Aprendió a leer y a escribir en la escuela San Alberto, luego  ella se cultivó con la lectura. Su ansia de conocimientos la hacía acudir a los hombres más sabios de la época en busca de libros y cultura del mundo entero.
Una vez dotada de las herramientas intelectuales más agudas de su tiempo, Adela luchó por ser aceptada en el magisterio profesional: “¡Cómo! ¿Una mujer enseñando? ¿Qué podría enseñarles ella? ¿A bordar?”, se burlaba la gente.
Pero tal fue su fuerza de voluntad y capacidad que en 1890 —a sus 36 años— logró ingresar de maestra en su antigua escuelita San Alberto. Ahí comenzó una fecunda actividad pedagógica orientada a defender el derecho de la mujer a recibir una educación de excelencia.
En 1905, fundó la primera escuela fiscal para señoritas, la que dirigió hasta 1920. Todas las conquistas que ha alcanzado la mujer en estos tiempos, bullían ya en la mente de Adela Zamudio hace más de siglo y medio atrás. Adela reclamó por la necesidad de introducir el laicismo en los programas escolares. Además, lanzó algunas propuestas audaces para la época, como la instauración del matrimonio civil, la separación de los poderes de la Iglesia Católica y del Estado, así como el derecho al divorcio.
Su postura acrecentó el rechazo de la clase dominante de la época ¿Cómo hablar de matrimonio civil, de aminorar el poder de los curas, de liberación femenina y de una profesión para la “ama de casa”? Su aislamiento la supo sufrir en silencio, y en ese trance le dedicaba versos a la tristeza.
Dirigió la primera escuela laica de Bolivia en La Paz. Además fundó también la primera escuela de pintura para mujeres (1911) y posteriormente para niños, en uno de los arrabales de la capital. En 1928 recibió la máxima condecoración literaria otorgada por el gobierno de la nación. Entre su dedicación a la enseñanza y su actividad literaria, Zamudio desarrolló una significativa labor sociocultural en pro de la emancipación intelectual y social de la mujer.
Adela Zamudio combatió gallardamente par la emancipación social e intelectual de la mujer, sin que esta actitud menoscabara su femineidad. Su rebeldía estaba unida a un alto sentido cristiano; sin embargo fue combatida parlas autoridades eclesiásticas hasta suscitar una célebre polémica nacional en la que se solidarizaron con la Maestra y Poetisa la casi totalidad de los escritores bolivianos importantes. 
Sus inicios creativos fueron la publicación de algunos poemas bajo el seudónimo de Soledad, con una lírica fluida en la que aparecían la naturaleza y los sentimientos como temas principales, elementos que después terminaron por ser fundamentales en su obra, donde supo expresarse sirviéndose de todos los géneros y formas retóricas.
Autora de varias piezas de teatro, de ensayos pedagógicos y políticos, cuentista y poeta de extrema preocupación social y angustia filosófica, en sus textos reveló una singular conjunción entre rebeldía y misticismo. Entre sus principales obras sobresalen Ensayos políticos (Buenos Aires, 1887), Íntimas, Peregrinando y Ráfagas (París, 1914).
El lugar más destacado entre la producción poética de Zamudio lo ocupa la obra Ensayos poéticos, publicada en Buenos Aires en 1928, con un prólogo de Juan José García Velloso. En dicha obra aparecen reflejados todos los temas recurrentes de la escritora -la vida, la naturaleza, la preocupación filosófica, los sentimientos y la mujer-, consolidándose el estilo armonioso y sencillo que caracterizaron una escritura entre tierna y pesimista.
En 1926, a los 72 años, al fin sus ideas fueron valoradas y colocadas en lo más alto del sitial de honor boliviano, pese a la negativa de Adela, el presidente Hernando Siles la Coronó como a una gran pensadora y eximia poetisa de Bolivia y América.
La “Alondra Solitaria” murió 2 años más tarde, el 2 de junio de 1928, dejando su epitafio grabado en su tumba en Cochabamba: “Vuelvo a morar en ignorancia estrella libre ya del suplicio de la vida, allá os espero; hasta seguir mi huella lloradme ausente pero no perdida”.
Adela, es considerada como una de las más grandes escritoras de América, su imagen vive en sus ideas, en su crítica rebelde y en sus sutiles poemas. 
 

Atahualpa Yupanqui, importante referente musical del folklore argentino



Atahualpa Yupanqui, seudónimo de Héctor Roberto Chavero Aramburú; nace el 31 de enero de 1908 en el Partido (municipio) de Pergamino, situado al norte de Buenos Aires, Argentina, Fue un cantautor, compositor, guitarrista, y uno de los mayores referentes de la música folklórica argentina.
 
Su infancia transcurrió en  Agustín Roca (partido de Junín) donde su padre trabajaba en el ferrocarril, ahí hizo su primeros estudios musicales con el Padre Rosáenz. Más tarde aprendió guitarra en Junín (Prov. Buenos Aires) con el profesor Bautista Almirón. Pero se manifiesta que quien le despertó ese especial sentimiento por los sonidos, fue el paisaje de su tierra, su entorno  y los hombres de lo más profundo de su patria, Atahualpa Yupanqui solía decir “Los días de mi infancia transcurrieron de asombro en asombro, de revelación en revelación. Nací en un medio rural y crecí frente a un horizonte de balidos y relinchos
En 1918 su familia se trasladó a Tucumán, y En 1923 muere su padre, por lo que tornó a radicarse con los suyos en Junín. En 1926 escribió Camino del indio. Emprendió un viaje a Jujuy, Bolivia y los Valles Calchaquíes. En 1931 recorrió Entre Ríos, afincándose un tiempo en Tala. Participó en la fracasada sublevación de los hermanos Kennedy, por lo que debió exiliarse en Uruguay. Pasó por Montevideo, para luego dirigirse al interior oriental y el sur del Brasil.
En 1934 reingresó a la Argentina por Entre Ríos y se radicó en Rosario (Prov. Santa Fe). En 1935 se estableció en Raco (Prov. Tucumán) Pasó brevemente por la ciudad de Buenos Aires -donde diversos intérpretes comenzaban a popularizar sus canciones- para actuar en radio. Recorrió después Santiago del Estero, para retornar por unos meses a Raco en 1936. Realizó una incursión por Catamarca, Salta y Jujuy. Más tarde visitó nuevamente el Altiplano en busca de testimonios de las viejas culturas aborígenes. Retornó a los Valles Calchaquíes, recorrió a lomo de mula los senderos jujeños y residió por un tiempo en Cochangasta (Prov. La Rioja).
Contrajo matrimonio con María Martínez,  allá por la década del 40 pero el matrimonio fracasó. Poco después conoció en Córdoba a Paule Pepin Fitzpatrick, "Nenette", quien sería su definitiva compañera y colaboradora musical con el seudónimo "Pablo Del Cerro". Algo más tarde se editó "Piedra sola", su primer libro. En 1944, durante otra incursión por las provincias del noroeste creó El arriero. A poco debió abandonar Raco, episodio que dio origen a sus sentidas zambas Adiós Tucumán y La añera (1946).
Enfrentado al régimen militar triunfante, desde 1946 a 1949, sufrió persecuciones, proscripción y cárcel. En 1950 pasó a Uruguay y desde allí a Europa. En París, Edith Piaf le dio la oportunidad de compartir el escenario, debutando en junio de ese año. A partir de allí, realizó varias giras por el Viejo Continente. Regresó a Buenos Aires en 1952. A causa de sus críticas fue expulsado del Partido Comunista, lo que le facilitó el reingreso a las radios, pero le valió las críticas de propios y extraños, que no sabían dónde encasillarlo.
 Así en 1956, derrocado el peronismo, también fue perseguido por los militares antiperonistas. Pasó unos años alternando entre sus residencias de Buenos Aires y de Cerros Colorados (Prov. de Córdoba), hasta que en 1963/64 emprendió una serie de viajes a Colombia, Japón, Marruecos, Egipto, Israel e Italia. En 1965 se editó el disco El payador perseguido. Durante 1967 recorrió en giras toda España, para luego instalarse casi definitivamente en París con periódicos regresos a la Argentina que, con el advenimiento en 1976 de la dictadura militar, se hicieron menos frecuentes. Recién en 1979 volvió a presentarse en su país. Sus actuaciones en Europa comenzaron a espaciarse a causa de algunos trastornos de salud. En 1986 Francia lo condecoró como Caballero de la Orden de las Artes y las Letras. En 1987 volvió al país para recibir el homenaje de la Universidad de Tucumán. Debió internarse en Buenos Aires en 1989 para superar una dolencia cardíaca, pese a lo cual en enero de 1990 participó en el Festival de Cosquín.
En noviembre de ese año murió Nenette. Sin embargo, a los pocos días Yupanqui cumplió un compromiso artístico en París. Volvió a Francia en 1992 para actuar en Nimes pero se indispuso y allí murió el 23 de mayo. Por su expreso deseo, sus restos fueron repatriados y descansan en Cerros Colorados. Dejó innumerables obras para el cancionero argentino de raíz folklórica. 
Premios
Premio de la Academia Charles Cross, 1950.
Primer Premio de Karlovy-Vary (Checoslovaquia) por la música de este film, 1956.
Premio Academia Charles Cross por mejor disco extranjero, 1986/1989.
Disco de Oro por difundir la música criolla por el mundo, 1973.
Premio "Tecno 80" en el Festival de San Remo (Italia), 1980.
Diploma de Honor del Consejo Interamericano de música de la OEA Washington, 1983.
Libros
Piedra sola (1939)
Aires (1943)
Cerro Bayo (1953)
Guitarra (1960)
El canto del viento (1965)
El payador perseguido (1972)
Del algarrobo al cerezo (1977)
Confesiones de un payador (1984)
La palabra sagrada (1989)
La capataza (1992)
La canción triste
Coplas del payador perseguido
Canciones
La alabanza
La añera
El arriero
Basta ya
Cachilo dormido
Camino del indio
Coplas del payador perseguido
Los ejes de mi carreta
Los hermanos
Indiecito dormido
Le tengo rabia al silencio
Luna tucumana
Milonga del solitario
Piedra y camino
El poeta
Las preguntitas
Sin caballo y en Montiel
Tú que puedes, vuélvete
Nada más
Viene clareando
Zamba del grillo

Los ejes de mi carreta

Porque no engraso los ejes
me llaman abandonao ...
Si a mí me gusta que suenen,
¿pa' qué los quiero engrasaos?
Es demasiado aburrido
seguir y seguir la huella,
demasiao largo el camino
sin nada que me entretenga.

No necesito silencio,
yo no tengo en qué pensar.
Tenía, pero hace tiempo,
ahura ya no pienso más.

Los ejes de mi carreta
nunca los voy a engrasar...